Global Home Global Home
MÉXICO
CIENCIAS INNOVADORAS, TECNOLOGIAS DE VANGUARDIA

Tratamiento para quemaduras

Una quemadura es una lesión en los tejidos cutáneos, generalmente ocasionada por un exceso de calor. Reconocer los diferentes tipos de quemaduras y saber básicamente cómo tratarlos puede minimizar la lesión y evitar fatalidades.

Quemaduras

El calor es la causa más evidente de las quemaduras. Éstas pueden producirse a partir del contacto directo con fuego, radiadores o líquidos calientes, pero también a partir del calor que irradia una fuente de calor extrema, como el horno o las brasas. Las sustancias químicas, la electricidad, los rayos del sol, la fricción (frotar o irritar) o el frío extremo también pueden ocasionar quemaduras.

Las quemaduras generalmente afectan la piel, pero también pueden afectar otras áreas importantes del cuerpo. Por ejemplo, las vías respiratorias y los pulmones pueden dañarse al inhalar emanaciones tóxicas y gases calientes.

Tipos de quemaduras
Por lo general, las quemaduras son consecuencia de uno de los siguientes factores:

Escaldaduras: Las escaldaduras son la causa más frecuente de quemaduras. Se observan cuando la piel entra en contacto con líquidos calientes. Las escaldaduras por aceite caliente generalmente son más graves que aquéllas ocasionadas por agua caliente, ya que al aceite alcanza temperaturas más altas que el agua y el líquido ―por ser más espeso― puede permanecer en la piel durante un período más prolongado. De igual manera, las áreas de piel cubiertas pueden presentar quemaduras de gravedad a causa de la retención del calor por la ropa, lo que hace que el líquido escaldado permanezca en contacto con la piel más tiempo. También el vapor puede ocasionar una lesión por escaldadura de gravedad.

Fuentes térmicas: Llamas y chispas; la llama es la segunda causa más frecuente de quemaduras. Entre las fuentes probables se incluyen fumar sin cuidado, uso indebido de líquidos inflamables, autoaccidentes, o ropa encendida por estufas o calentadores ambientales. Las chispas siguen muy de cerca a las llamas si se trata de lesiones por explosiones de gas natural, propano y gasolina. Las llamas de las chispas pueden ocasionar un calor intenso durante un período breve. La ropa, a menos que esté en llamas, protege frecuentemente a la piel de este tipo de quemaduras.

Contacto: Muchas quemaduras son ocasionadas por el contacto con objetos calientes como metal, plástico, vidrio y brasas.

Fuentes eléctricas: El contacto con cables cargados o tomacorrientes eléctricos no protegidos también puede provocar quemaduras. La gravedad de estos tipos de quemaduras depende de la intensidad de la corriente eléctrica y de la duración de la exposición.

Fuentes químicas: En la mayoría de los casos, las quemaduras por sustancias químicas ocurren en accidentes industriales, pero también pueden producirse en el hogar con ácidos de baterías comunes, aceites y gases. Las quemaduras por sustancias químicas pueden causar un daño progresivo hasta que la sustancia deje de estar activa. La gravedad de este tipo de quemaduras depende de la clase de sustancia química, la duración de la exposición y la cantidad de tejido comprometido.

Fuentes ultravioletas: La exposición al sol o equipos para bronceado puede ocasionar quemaduras de gravedad.

Lesión por inhalación: Éstas lesiones se producen cuando alguien queda atrapado en un espacio cerrado con gas tóxico o emanaciones tóxicas, consecuencia de un incendio o una fuga de sustancias químicas. Estos gases pueden generar quemaduras por sustancias químicas, lo que ocasionará una respuesta inflamatoria del sistema respiratorio de la víctima. En principio, las lesiones por inhalación pueden pasar inadvertidas debido a otras quemaduras externas. No obstante, el daño puede evidenciarse entre las 2 y las 48 horas posteriores a la quemadura.

Tipos de quemadurasTipos de quemaduras

La gravedad de una quemadura depende de la profundidad del compromiso tisular. Las quemaduras pueden dividirse en tres categorías: se hace referencia a ellas como quemaduras de primero, segundo y tercer grado.

Quemadura de primer grado
Una quemadura superficial, que se cuadra en la categoría de primer grado mencionada, se limita a la epidermis. Se caracteriza por calor, dolor, humedecimiento y enrojecimiento de la superficie quemada, pero rara vez presenta ampollas o tejido carbonizado. Las quemaduras superficiales con frecuencia cicatrizan en 3 a 7 días y, en general, no dejan marcas. Entre las quemaduras superficiales típicas se incluyen las quemaduras por el sol y las escaldaduras leves.

Quemadura de segundo grado
Las quemaduras de segundo grado, a veces llamadas quemaduras de espesor parcial, se clasifican en “superficiales” o “profundas”. Ambos tipos penetran más profundo que la quemadura de primer grado y destruyen capas epidérmicas, hasta llegar a la capa de la dermis. Pueden dañar las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos, y son extremadamente dolorosas; habitualmente se caracterizan por inflamación intensa.

La piel que sufrió una quemadura superficial de segundo grado está húmeda, enrojecida y dolorida. La mayoría de las quemaduras superficiales de segundo grado cicatrizan en 10 a 21 días, pero dejan un cambio en el color y la pigmentación de la piel. Una quemadura de segundo grado profunda puede ser de color marfil o perlado, y es posible que requiera un proceso conocido como desbridamiento y tratamientos de injertos de piel adicionales.

Un corte transversal a traves de la piel nos muestra las 3 capas que existen

Quemadura de tercer grado
Una quemadura de tercer grado, también llamada quemadura de espesor completo, destruye todas las capas epidérmicas y dérmicas de la piel. El daño tisular se extiende por debajo de los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas, hasta el tejido subcutáneo (grasa). Con este grado de quemadura, la piel se carboniza y se vuelve correosa, y en general la zona queda como hundida con respecto al tejido circundante. La piel puede tornarse de color rojo brillante, blanco ceroso, café o marrón; no se observan ampollas. Una quemadura de tercer grado puede causar inflamación masiva. Lo curioso es que las quemaduras de tercer grado no son dolorosas, ya que la lesión destruyó las terminaciones nerviosas. Se deberá realizar un injerto de piel o recurrir a otras opciones de reemplazo para el tratamiento de una quemadura de tercer grado.

Cuando la quemadura, por su profundidad, compromete a un músculo, un hueso, un tendón y/o un ligamento, suele clasificarse como quemadura de cuarto grado. Estas quemaduras con frecuencia ponen en riesgo la vida y es posible que requieran amputación.

Otras zonas expuestas a quemaduras
Partes del rostro quemadas, cejas o vello nasal chamuscados, y depósitos negros en la boca o el esputo indican que las vías respiratorias pueden estar afectadas por la quemadura y se debe buscar atención médica de inmediato.

NOTA: Los productos/las indicaciones para el control de heridas no están aprobados por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de los EE.UU.

< Página anterior 1 | 2 | 3 Página siguiente >